18 ene. 2014

Entre cosas extrañas y fenómenos inexplicables.

Una cosa extraña (El jabón)

El jabón es una cosa extraña, forma parte de tu vida, has convivido con él desde tu más tierna infancia, te ha acompañado siempre y tu, sin embargo nunca le has prestado la más mínima atención. Era algo que estaba ahí y que ahí debía estar, así sin más.
Y de repente, tal vez por casualidad, porque así lo ha querido el destino o simplemente porque la muchacha del puesto de jabones que te has encontrado en el mercadillo medieval sabía hacer su trabajo, un día reparas en él, te fijas, lo descubres entre tus manos y piensas..."esto seguro soy capaz de hacerlo yo, solo tengo que investigar un poco".
¡Ya está! has caído en sus redes, estás perdido y la cosa no tiene fácil solución. A partir de ese momento tu vida pega un cambio y el espacio que tu cerebro dedicaba a otros asuntos de indiscutible importancia:¿Entrará en el salón una tele de 200 pulgadas?, ¿tendré que verla desde el pasillo?, tal vez si tiro un par de tabiques... Voy a tomar medidas. ¡Coño, tengo que ir a comprar un metro! aunque, es posible que esté en el cajón de los calcetines desparejaos... bueno, ya lo miraré mañana, hoy voy a ver el partido en la tele normalita. ¿O mejor me voy a la cervecería?...".
Toda esta cadena de profundas cavilaciones, como decía, se ve truncada y su lugar lo ocupará, de forma casi obsesiva, como si te hubieran formateado e instalado nuevas aplicaciones, otro tipo de caótico algoritmo mental, desconocido por ti hasta el momento, y que va en la linea de: " ¿Será verdad eso de que un aceite es la base de algo que sirve para limpiar manchas de aceite?, que cosa más extraña. Así que hay más tipos de pieles aparte de las guapas, las feas, la piel vuelta y la de gallina?. Eso de las pieles mixtas, ¿qué será?, ¿mitad piel, mitad pellejo?". O bien: " Tengo que hacerme con un molde pero ¿con que medidas?, ¿donde coño estará el metro?. Voy a mirar en el cajón de los calcetines desparejaos..."

Llegados a este punto, y perdona que interrumpa, tal vez sea el momento de clarificar un poco el asunto e intentar ver a que tipo de jabonero en ciernes perteneces para obrar en consecuencia:
  1. Eres un tipo sensato, no encuentras el metro y empiezas a ver el tema del jaboneo muy complicado así que, independientemente de tu situación social, laboral o sentimental, mandas el jaboneo a "tomar pol saco" y te vas a la cervecería a ver el partido.
  2. Eres un ser extremadamente afortunado, tal vez hasta tengas trabajo, incluso es posible que te paguen por él, que encima te guste y hasta que disfrutes realizándolo. Dispones de tiempo libre,no tienes quien te de la coña  y, no nos engañemos, eres un poco rarito (si no ya estarías en la cervecería gritando ¡Gooool!). Así que que puedes entregarte sin mesura a la obsesión del momento.
  3. Pobre hombre, tal vez no tengas trabajo y si lo tienes seguro que es de esos que casi es mejor no tenerlo (aunque estando como están las cosas no te atrevas a decirlo). Tienes cargas familiares, pufos con el banco, que bajar la basura, un exquisito dolor de espalda y últimamente muuuuuy mala leche, no te olvides además que, ante todo y sobre todo, tienes la inconmensurable suerte de tenerla a Ella (y a ese halo que la rodea). A pesar de todo, todavía conservas el coraje suficiente para recordar con orgullo el día que montaste el juguetito del huevo de chocolate sin mirar las instrucciones. Y con este panorama ¿aún eres capaz de embarcarte en una nueva aventura tan absorbente como la de elaborar jabones? ¡Joer macho, lo tuyo no tiene nombre! 
Así que: ¿En cúal de los tres Tipos crees que encajas?.
Si eres un Tipo 1 o un Tipo 2.
Felicidades muchachote. Tu a lo tuyo, espero sinceramente que encuentres el metro y que te vaya bien.
Si eres un Tipo 3.
Bueno, si eres un Tipo 3...
Mira, si eres un Tipo 3, vamos a hacer una cosa, dame un poquito de tiempo para reflexionar. Tu caso bien se lo merece y, si te parece, te emplazo a la próxima entrega de esta serie para hablar de lo tuyo...




Reacciones:

4 comentarios :

Alejandra dijo...

Muy bueno... me gustó... a ver cómo sigue!
Saludos

Carlos muñiz dijo...

Gracias Alejandra, pues eso mismo digo yo...A ver como sigue.

Beatriz Araus dijo...

Hola Carlos,
Veo que además de leer y jabonear también se te da bien escribir. Me ha gustado mucho tu entrada, felicidades. Creo que no encajo en ninguno de los tres prototipos. Como en la mayoría de las cosas de la vida estoy entre Pinto y Valdemoro. Si tuviera que decidirme por alguno me quedaría con el tercero, así que me voy de cabeza a la siguiente entrada. Un saludo

Carlos muñiz dijo...

Gracias Beatriz y no te preocupes que si es necesario creamos ahora mismo el "Tipo entre Pinto y Valdemoro" para que te sientas más a gusto.